Follow by Email

30 jun. 2008

noches de verano

Decido huir. En realidad voy a tratar de encontrarme, porque como me cantaba un amigo al teléfono "no me hallo". Traté de encontrar la letra de la canción de El personal, pero -al igual que otras cosas- tampoco la pude hallar. La ciudad se pone mejor ahora que sabe le daré un paréntesis, es por eso justamente que ofrece su mejor cara. Me regala luciérnagas, me regala amigas que ofician de chamanas y desempolvan poemas nuevos y canciones. Una de ellas abre su estuche mágico en el Central Park, de ahí salen voces, guitarras, vino, polvito de hongos, árboles, olor a tierra, y una escalera que hace el papel de templo. Del estuche mágico sale también un chico que me regala una canción de Puerto Rico, y cierta electricidad que olvidaba cada vez que se acerca. Nos fugamos al bosque urbano y efecto de los hongos no es necesario desvestirse para sentir su cuerpo abrazando a un árbol y a mí a la vez. Sólo me distraen el tipo fumando crack a escasos metros de nosotros, los habitantes nocturnos que vuelven a su morada al aire libre a estas altura de la madrugada, también las historias de mujeres violadas en el central park. Es mejor cerrar los ojos, sentir los músculos de su cuerpo, sus manos, sus movimientos, y dejar salir mis gritos, risas y orgasmos vegetales, gentileza del verano en Nueva York.

23 jun. 2008

baterías

Energía solar o de las piedras, pilas que no contaminen y no se acaben, es lo que necesito. Me descargo tan fácilmente en estos días, que hasta siento verguenza o inutilidad. El sábado peregriné con C a la casa perdida de G, fue bonito llegar en tren a un pueblo olvidado en que todos nos miraban raro y donde casi no existía el transporte público. Esperamos mucho por un taxi, y llegamos a la casa cerca del un brazo de mar y con bosque propio. Era un momento importante, pero las baterías de la cámara fallaron, y no pude fotografiar nada. Entonces me sentí de regreso tan agotada con dolor de pies y un cansancio increíble. ¿Será la intensidad de los últimos meses, será que hay que cargarse de nuevo para empezar otra vez?

17 jun. 2008

punzazos por aqui y por alla

aun no puedo del todo largarme a callejear como sugiere el lector Munch, se que debiera y en verdad lo intento. en esto de reinventarse no sirven los registros acostumbrados ni los mismos puntos de vista. supongo por lo mismos los punzazos en la pierna izquierda, en el pecho, la descoyuntura de la espalda baja al estornudar. hay que despercudirse, y entonces largarme a observarlo todo de nuevo.

(recuerdo que la poeta Veronica de Nadie mutaba el nombre de la ciudad, proponiendo en vez un Nueva Yo. No puede ser mas precisa)

9 jun. 2008

crisis

A Tanya

Pedecitos de espejo roto, restos de cerámica que alguien o yo misma tendrá que recomponer en una forma nueva. Así me siento. Tengo que reinventarme. Los primeras piezas de mi mosaico personal las pongo mientras las mujeres en casa de Tanya van contando y cantando historias de amores y desamores, de espíritus y aparecidos.

2 jun. 2008

oh internet!

por fin puedo mandarlo a la mierda, virtualmente por cierto, y de manera más elegante, con buenos modales. le digo lo que nunca podría teniéndolo en frente, adiós, egoísta, cobarde. le digo lo que quiera porque no le veo la cara, porque él no me ve temblando ni con los ojos llorosos, le digo cualquier cosa para que se vaya y no vuelva, porque si volviera de seguro caería nuevamente en la trampa del "te quiero, pero"