Follow by Email

29 nov. 2008

miedos

al final de un camino, a no reconocer la dirección, a no saberme deslizar suavemente por ese bosque desconocido, innombrable, a que me fallen las fuerzas, el hacha para talar las palabras, a que me fallen las fuerzas, el hacha para talar las escenas cotidianas, a que me traicione y regrese a a lo de siempre, y no me deje ser.

21 nov. 2008

plaf

el mundo se cae a pedazos, lo que era el mundo, cinco letras unidas por un cordel delgado.
las construcciones parecidas a las del imperio romano serán ruinas, un día.
la zona cero, un parque temático al que deberían dejarnos asomar
para aprender el vacío.

16 nov. 2008

palabras

ahora juego a recoger piedras a la orilla de la playa
-mi playa secreta que en algún lugar espera por mí.

ahora no sé, aprendo de nuevo. tengo un lector, dice que le gusto yo la real, la de detrás de la máscara (¿cuál?), no significa que vaya a llevarme a la cama. es divertido, podría llevarlo yo, la cama es un lugar para tantas cosas, ver una película, hablar de la vida, sentarse a hacerla rechinar. nada de que lo veo al despertar es mío, empezando justamente por la cama, el sillón rojo, el televisor, el librero, la blancura de las paredes, el escritorio, el cuadro del gato negro, nada, ni siquiera la ciudad que asoma por la ventana. míos los manuscritos pegados en los muros, rayados con rojo, confundidos con los sueños dormida y despierta. la cama que no es mía es chiquita, alguien la cortó en dos (el dueño), le pusieron los cuernos y se enfadó, decidió tomar un serrucho o mandarla a una mueblería, y convertirla en dos. yo duermo en una, parece de niño, tiene toda una carga mi cama unipersonal a fuerza; apenas cabrían dos. para lo otro preferiría el sillón rojo, las sillas, la alfombra. pero no se puede a través del papel, el juego es otro. (construyo laberintos con las piedritas que me trae el mar).

13 nov. 2008

un ruido infernal

Cómo estás?
La otra vez te escribí, me demoré bastante. Era la respuesta al email en que me contabas que habías venido a Nueva York en sueños, bueno, al menos ya es algo, has venido de alguna forma y para venir despierta tienes al menos hasta mayo del 2010. Después no tengo la menor idea de lo que haré. La otra vez -ya que estamos hablando de sueños- soñé que decidía irme a vivir a la playa, en Chile.
Ultimamente estoy bien entretenida y un poco monotemática. Pero como la realidad no deja nunca de sorprendernos, ayer me pidieron de un diario que fuera a un concierto de AC/DC, jajaj, muy divertido, son buenos, pero no es el tipo de música que me gusta. Como en el diario me publican como un párrafo, cuando iban 45 minutos del show, me paré, salí, y le vendí en 20 dólares la entrada a un tipo que me miraba sorprendido. De haber sabido que estaban agotadas hace meses le habría sacado mucho más. Pero en fin, tú la vas a disfrutar mucho más que yo, le dije, y me fui. Me gustó el espíritu como de cuentos infantiles entre lo lúdico y el horror. Y la imagen de niño del guitarrista. Creo que soñé con su traje de pantalón corto y chaqueta de terciopelo color concho de vino.

bueno, te mando un abrazo